miércoles, 12 de noviembre de 2014

ESTADIO OLIMPICO PEDRO VIVES, UNA HISTORIA DE AMIGOS

El Ayuntamiento de Madrid, sin saberlo, se ha cepillado de un golpe de excavadora el único Estadio de Madrid donde se han celebrado unas Olimpiadas de verano. Coincidiendo con los JJOO de Moscú, en 1980, un grupo de amigos aburridos en las largas y tórridas tardes del verano madrileño, organizamos nuestras propias Olimpiadas Populares. El Estadio Pedro Vives fué escenario del 3.000 obstáculos -gracias a los bancos que nos prestó el señor Angel con su permanente afonía y a una manguera abierta que hacía las veces de ría- y del Maratón. No me preguntéis, no recuerdo cuantas vueltas dimos al campo para completar la prueba de Filípides que, como podréis imaginar, ni se acercó a los 42 kilómetros. Allí jugamos también los partidos de fútbol y baloncesto. No hubo medallas, pero fué un gran verano.
Mi padre tiene 80 años y se quedó ciego hace 12. Su ceguera le va a impedir ver que el Pedro Vives, estadio donde jugaba el C.D. AVIACION y donde el pasó muchas horas, muchas tardes de invierno, muchos fines de semana quitando tiempo a su familia, ha pasado a mejor vida. Hablo con mi madre hace unos minutos. Hoy ha llorado, fundida en un abrazo, con el presidente Carrasco delante de lo que hasta ayer fué nuestro campo de fútbol. Son muchos los recuerdos.
Decir C.D. AVIACION en los años 70 y 80 en la barriada, era decir ilusión por el fútbol, viajes a pueblos de Toledo, Ciudad Real (mítica y recordada la salida a Pedro Muñoz) y otras barriadas de Madrid.
El Pedro Vives era, para nosotros, algo más que un campo de fútbol. Alli jugábamos en la explanada de arriba nuestras pachanguitas: Pedro Jesús, Oscar, Alfredo, los hermanos Vaquero, Javi Díaz, Javi Gonzalo, Valentín (un mago, nunca he visto a nadie jugar así al fútbol) Luisal, Tito y tantos otros. Allí, además de jugar al fútbol, nos sentíamos amparados y vigilados. 
En el Pedro Vives hice mis pinitos como speaker durante muchos años, diciendo alineaciones de partidos domingo tras domingo por la megafonía y anuncios de publicidad de los comerciantes del barrio con los que sacar algo de dinero para ayudar con los gastos del club, antes de dar el salto a la radio.
Disfrutamos viendo jugar a Gildo, Panocha, Hernández, Adolfo, Mario, Américo, Rafa, Lucho, Tente, Luis Frámit, Benito, Ferrer, Gil, Palliza, los hermanos Lara... parte de los jugadores que hicieron grande a este club que, a día de hoy, se ha quedado sin instalaciones por una decisión municipal, como ya le ocurriera al Derby Millán Astray en los 90. El resultado, parece que va a ser el mismo en ambos casos: campos de fútbol base a cambio de pisos.
Amigos del C.D. AVIACION, nos han quitado el campo (lo sigo sintiendo como mío) pero contáis con lo más importante: la ilusión de sacar adelante adelante a esos 300 chavales.

miércoles, 29 de octubre de 2014

TE ECHO DE MENOS

No sé si os pasa, a mí sí. Soy de los que echan de menos a los corredores con los que te cruzas habitualmente en los entrenos o en la calle. Si siempre vas a correr al mismo parque, terminas coincidiendo casi siempre con los mismos.  En El Retiro, quizás sea más complicado, pues es mucha la gente que allí entrena y saludo a los conocidos cuando su velocidad y mi falta de aire me lo permiten. En parques más pequeños, como el de Berlín, el ambiente es más familiar. A parte de los que van antes de verano por la operación bikini o en las fechas próximas por la silvestrada, solemos ser siempre los mismos. Cuando el frío de verdad llega a Madrid, cuatro locos.
Todas las mañanas, cuando iba al trabajo, me cruzaba con la misma corredora. Puntual, a las 8:30. En verano, con su camiseta del Kanguro. En invierno, con su sudadera. Ella, trotando por la calle Cartagena. Yo, en coche,  camino de la M30. Pinta de corredora de las de siempre. Hace días que no la veo. Y la echo de menos.
Al final, termina pasando que echas de menos a un desconocido, con el que no compartes más que un cruce de caminos y una afición.

 Entrada editada el 5 de Noviembre de 2014
 
El pasado viernes, la sonrisa volvió a mi cara.  Entré antes al trabajo y me crucé con ella, simplemente ha cambiado de horario. Estuve a punto de hacer sonar el claxon y saludarla. ¿Qué habría pensado? Mundo de locos.

miércoles, 22 de octubre de 2014

MAS ALLÁ

A muchos debutantes en Maratón les asalta la duda de qué habrá más allá del kilómetro 21. A mí, al menos, me pasó ,pues no había corrido ninguna carrera más larga que una media Maratón. Algún rodaje largo, sin la tensión que una carrera conlleva, no te despeja las dudas del primerizo. Tampoco ayudamos mucho "metiendo miedo" con el muro y el tío del mazo.
Aunque llevo días en #ModoMaratonOn , las dudas me siguen asaltando.


He pasado mucho tiempo apartado de las carreras, los entrenamientos y el blog por diversos motivos que no vienen al caso. Han cambiado muchas cosas, he perdido el estado de forma y he ganado unos cuantos kilos: de 63 en abril de 2013 a 73,300 hace unas semanas. Esto lo vamos solucionando, voy por 71 y bajando. Ayer me sentí igual que el debutante en Maratón. Hacía tiempo que no corría más de 45' y tenía como meta correr, al menos, una hora en el Parque de Berlín. O 10 kilómetros, lo que antes llegara. Sobra decir que la hora pasó antes, pero me doy por satisfecho. Las sensaciones no fueron malas más allá de los tres cuartos de hora. Pasado el miedo a lo desconocido, me fijo metas de aquí a enero: recuperar mi estado de forma, dejar a un lado el montón de kilos que me acompañan y, lo más importante, recuperar la confianza. Sé que puedo y en ello estoy. Si lo consigo, nos veremos en Abril, nos veremos en Mapoma.

miércoles, 15 de octubre de 2014

MASTROMARINO, DE NOMBRE MARIANO



Foto de Atleta.info



Sucedió el pasado domingo en la Maratón de Buenos Aires. Kilómetro 37 , encabezan la carrera los keniatas Julius Karinga y Peter Muasya, hasta aquí todo normal. Lo habitual, vaya. De repente aparece en escena el atleta argentino Mariano Mastromarino y pasa esto:

Momento en que Mariano Mastromarino supera al Keniata Julius #42kBuenosAires #42kBsAs from martin grochal on Vimeo.

Viendo el bajón de ritmo de los africanos y alentado por los suyos, Mariano les da el hachazo a 5 kilómetros de meta. También puede ser normal, vaya. Pero no para los jueces oficiales, que piensan que el bueno de Mastromarino se ha colado en carrera en el kilómetro 30.



El flaquito es bueno, y vaya si lo es. Primer argentino en ganar la carrera en 10 años. Nunca hay que fiarse de la apariencia de un adversario en carrera, por muy blanco que este sea.



sábado, 4 de octubre de 2014

SAN LUIS 1904, MALDITO MARATON


Buscando fotos para cambiar la imagen del blog, me encuentro con la historia de Fred Lorz y Thomas J. Hicks, ganador del maratón de los Juegos Olímpicos de San Luis, celebrados en 1904 . Estos juegos fueron peculiares por varios motivos. El vergonzoso desfile inaugural mostró a los espectadores miembros de razas "supuestamente inferiores" que participaron en competiciones paralelas sin clasificaciones oficiales. Duraron más de 4 meses, pues los organizadores los hicieron coincidir con la Exposición Universal que se celebraba ese año en la ciudad. Allí se entregaron las primeras medallas para premiar a los tres primeros clasificados de cada especialidad. De los 652 participantes, tan sólo 42 eran de otros paises. 
Pero si algo me llama la atención de aquellas olimpiadas, es la maratoniana historia de Hicks y Lorz. La carrera se celebró bajo un intenso calor por caminos polvorientos, que dificultaban la respiración de los corredores. El bueno de Lorz, tras correr algo más de 15 kilómetros, se encontró cansado y decidió subir al coche de su entrenador que le llevó a 7 kilómetros del estadio, donde entró en primera posición. Tras hacerse fotos con la hija del presidente Roosevelt, se descubriró el engaño y nombraron ganador a Hicks. Su carrera tampoco fué muy limpia, utilizó varios atajos para llegar a meta y tomó una mezcla de coñac y estricnina que, además de estar prohibida, a punto estuvo de costarle la vida. Figura como ganador oficial de la prueba en la página del COI.
Tras las Olimpiadas, Lorz fué sancionado un tiempo y al año siguente ganó el maratón de Boston con una marca de 2h38'25". De Hicks, nunca más se supo. Tan sólo que murió al caer desde un puente.
Los atajos nunca fueron buenos en deporte, al final terminas cayendo.